domingo, noviembre 28, 2010

Ladridos


Sólo se escuchan ladridos, aullidos por todas partes. Las almas y los cuerpos de los habitantes arden sin que nadie pueda hacer nada. El caos flota en el aire, es una anarquía sin precedentes. Primero fue la quema de automóviles, mobiliario urbano, escuelas, bancos, iglesias. Mas luego, cuando la barbarie y la desolación ha sido absoluta; cuando las calles, ciudades y países ya no se gobiernan, han comenzado los perros a organizarse dentro de su propio desorden aparente. Uno de ellos, no hace mucho, me quiso de animal de compañía, pero en el último momento me desplazó por no saber comportarme. Ahora espero turno de carbonización, aunque intentaré escapar.




Mérida (2005)

5 comentarios:

jesús dijo...

Antes de morir salúdame .Conozco el lenguaje de los perros he estudiado administración de empresas. Quizás pueda ayudarte.
Yo me escapé dándoles un hueso y unos presupuestos, eso les encanta . Lo uno y lo otro.
¿ Para cuando un macro recital galáctico? En un local tipo pub con DJ.

jsus

Lola Sanabria dijo...

¡Joder con la rebelión de los perros! Copian todo lo malo de los humanos. Esperemos que, si se da el caso, no sea así.

Besos.

Andreas Luján dijo...

Esperemos que no sea así, pero no parece tan lejano como parece. Hay muchos disfraces repartidos por el mundo.

Saludos.

Pablo Gonz dijo...

Hola, Andreas:
Enlacé tu blog desde el mío para poder llegar a leer por acá.
Un abrazo,
PABLO GONZ

Andreas Luján dijo...

Gracias por la visita, Pablo. Yo seguiré dándome vueltecitas por el tuyo.

Saludos.

Andreas Luján.